¿ cómo acabar con plagas de moscas y mosquitos ?

¿cómo acabar con las plagas de moscas y mosquitos?

Durante las épocas de calor, el ciclo natural de vida de los insectos deviene en la proliferación de moscas, mosquitos y toda clase de insectos voladores, con las consiguientes incomodidades para las personas.

En casos especiales, como por ejemplo en restaurantes o en la industria alimentaria, a la incomodidad deben sumarse los riesgos sanitarios que pueden derivarse del contagio de enfermedades a través de estos insectos.

En cualquier caso, tanto si es por comodidad como por seguridad, está claro que actualmente la tecnología nos brinda remedios para combatir a moscas y mosquitos, sin tener que recurrir a los insecticidas de tipo químico.

Lo primero que debes tener en cuenta si estás buscando una solución a tus problemas con moscas, mosquitos y demás insectos voladores, es que básicamente existe 2 opciones para acabar con ellos:

  • matamoscas eléctricos con luz ultravioleta
  • exterminadores adhesivos

La comodidad de uso es el principal factor que debes valorar a la hora de decantarte por una de las opciones.

Matamoscas eléctrico ultravioleta

Los matamoscas eléctricos, en sus diversos tamaños, son más cómodos. Basta con colocarlo en el lugar idóneo y enchufarlo a la corriente. El mantenimiento simplemente consiste en vaciar periódicamente la bandeja inferior del dispositivo.

El principal inconveniente de los matamoscas eléctricos es su precio inicial; pero una vez hecho el primer desembolso el único gasto posterior es la sustitución de las lámparas que se realiza al finalizar su vida útil.

Tiras adhesivas matamoscas

Los sistemas con adhesivos para exterminar insectos, consisten en un soporte (cordel o cinta) impregnado de un pegamento especial al que quedan adheridos los insectos. Existen varios tamaños de soporte; desde los pequeños rollitos de cinta para uso doméstico hasta cintas de gran tamaño (hasta 30 cm de anchura) para lugares más grandes.

La mayor desventaja de estos adhesivos es que los insectos quedan ‘a la vista’ mientras la cinta está en uso, por lo que no es un producto nada recomendable para lugares públicos. Frente a este inconveniente, destacan su precio contenido y la ventaja de tratarse de productos desechables.